Eventos en tiempos de Coronavirus

Home / #LasMarcasSíPuedenTocar / Eventos en tiempos de Coronavirus

Eventos en tiempos de Coronavirus

Paula Ballester -

¿Quién nos lo iba a decir? Mientras nos atragantábamos como cada 31 de diciembre, entre risas y sueños, que el esperado 2020 cambiaría el curso de nuestras vidas para siempre con la llegada de la primera curva. Un 2020 marcado por la ilusión de perseverar en la ejecución de nuevos desafíos por conquistar. En definitiva, un 2020 apasionante, marcado en rojo en nuestro calendario particular, como el año para ampliar la zancada, dando pasos de gigante. Creatividad, imaginación, esfuerzo, vuelta de tuerca, invención, triple salto mortal y exigencia; mucha.

Porque amamos lo que hacemos. Nos gustan los imposibles, marcar diferencias, irnos a la cama con una idea y desvelarnos en mitad de la noche para cambiar todo lo anterior. Proyectos, nuevos retos, oportunidades…

De repente y sin apenas verlo venir, se apaga la luz. Todo tu castillo de naipes se desmorona y tú te ves ahí, en medio de la nada, viendo como el mundo gira a otra velocidad al grito de ‘sálvese quien pueda’. Y tus proyectos, tus ideas, tus sueños te piden una tregua. Muy a tu pesar. No quieres creerlo. Porque a ti, el cuerpo te pide seguir, nadar a contracorriente, luchar contra viento y marea por mantenerte de pie. Y es que nunca te enseñaron a conjugar el verbo ‘rendir’. Pero esto te supera. Nos supera a todos. Y retumba en tu cabeza, parpadea sin cesar: cancelado, cancelado, cancelado…

La creación de eventos son una parte muy importante de la agencia. Paso a paso. Una marca, una idea, análisis, planteamiento, desarrollo. Un paso atrás, dos hacia adelante, varios focos iluminando, cientos de reuniones, unos cuantos decorados, pinceladas de inspiración y todo el empeño puesto para que funcione; para que brille. Porque de la importancia que nosotros le demos, se basará el alcance del mismo. Y el límite es infinito.

Para algunos, un evento queda enmarcado como el envoltorio final: algo secundario, prescindible, innecesario o no una prioridad para incluir en el plan de marketing de su marca. Para otros, una pieza fundamental en el engranaje de su producto para llegar y transmitir el significado de lo que hacen a sus clientes, a su público.

Por ponernos en situación y hacer un repaso de las tendencias de este año, últimamente todos los briefings reclamaban lo mismo: experiencia, cercanía, distinción, valor añadido. En definitiva, todo lo que engloba y conlleva un gran evento. No hablamos de un presupuesto disparatado o un acto multitudinario. Todo ayuda, evidentemente, pero no es lo esencial. Sé de lo que hablo. Se trata, justo, de lo que hay detrás del escenario. Un buen equipo, una reunión de contenidos, el análisis pormenorizado de los detalles, las necesidades y, sobre todo, del tipo de cliente con el que iremos de la mano.

Somos dos partes interesadas en el bien común, en el éxito. Es una comunión cliente-agencia en busca de un objetivo: el triunfo. Llegando y transmitiendo. Se trata, para nosotros, de erizar la piel.

Así que, vamos con todo. Un estudio, un plan, una estrategia. Comunicar, provocar, reaccionar. ¿Qué queremos? ¡Queremos sorprender! Que tanto tú, (cliente) como yo, (agencia) veamos en el rostro del consumidor exactamente lo mismo que expresamos nosotros desarrollándolo: satisfacción, el tan reclamado efecto “wow”.

Algo diferente que les haga sentir que forman parte de la marca, que son la marca. Que con solo un vistazo sientan que pensamos en ellos y que nuestro tiempo juntos es un regalo para disfrutar de una experiencia irrepetible. Ese sabor de boca… esas ganas de más.

Y es entonces cuando volvemos al plano con el castillo de naipes desmoronándose. Un virus. Coronavirus. Una pandemia. El mundo entero confinado en sus casas. Y tú con ellos. Nuestros mayores debatiéndose entre la vida y la muerte, la sanidad colapsada, las noticias hablando de mascarillas y los laboratorios buscando una vacuna. Lo nunca visto. El caos.

Es lógico el miedo. Todos lo tenemos. Esconderlo no te hará más fuerte. Pasado el shock, controlada la situación en tu entorno. Siguiendo con los protocolos establecidos por las instituciones sanitarias, toca seguir. Seguimos reinventándonos, adaptándonos y preparándonos para ti. Porque no hemos querido parar.

Hemos fusionado on y off y le hemos dado una vuelta a la situación. Sin dejar de ofrecer esas experiencias tan demandadas, aunque sea a distancia. Las pantallas nos han dado la oportunidad de seguir sintiendo, de seguir transmitiendo.

A través de streaming, de directos, de RRSS… Creando contenido adaptado a cada público, a cada necesidad. Sumando, estando, proyectando nuevas oportunidades dentro de la crisis.

Creando eventos y acciones de una forma diferente que aportan, que ayudan y que colaboran a hacer más llevadera, esta situación.

Queda un día menos. Y cuando ese día llegue, nos tendrá que encontrar preparados para hacerlo con la fuerza que requerirá la situación para levantarnos. Aquí estamos, dispuestos a no rendirnos y a seguir buscando las mejores ideas, los mejores escenarios, la mejor banda sonora para construir, crear y proyectar. Para recibirte con los brazos abiertos y agudizando más si cabe el ingenio para no decepcionarte. Si quieres, ya lo sabes: puedes contar con nosotros.

Comentarios(0)

Dejar un comentario